domingo

NO PUEDE SER


De la famosa zarzuela "La tabernera del puerto",uno de sus números más conocidos: la romanza "No puede ser", en la voz del gran Alfredo Kraus.

El estreno de esta zarzuela constituyó un éxito enorme, en palabras de Marcos Redondo, y Sorozabal apunta que “el éxito nos acompañó a todos, mejor dicho, a casi todos, porque Vela no pudo con su papel, pasando inadvertido” poco después fue sustituido por Manuel Gas, que bordó el papel.

Es curioso que una obra concebida originalmente para barítono, en atención a Marcos Redondo, ya que, como el mismo Sorozabal nos cuenta, “la mayor parte del público venía a verle y a escucharle a él, no a mi obra, simple pretexto” ha terminado siendo más obra de tenor, yo creo que fundamentalmente gracias a la milagrosa aparición de Alfredo Kraus, y el famoso “No puede ser” ha sido piedra de toque de todos los tenores españoles desde entonces. Por cierto que el “Chíbiri, chíbiri” no formó parte de la partitura hasta el estreno madrileño, tras la guerra civil.


sábado

CANCION DEL SEMBRADOR


Una excelente interpretación de Plácido Domingo en "La rosa del azafrán", zarzuela de bella factura que contiene la "Canción del sembrador", bordada por Plácido.

La obra obtuvo en su estreno un lisonjero éxito, repitiéndose varios números y quedando para la antología del género varios de ellos, sobre todo “La canción del sembrador” y “Las espigadoras”, pero destacando también la “Serenata”, el primer “Dúo de Sagrario y Juan Pedro”, la “Romanza de Sagrario”, “La monda de la rosa”, “La Jota Castellana” y dentro de los números cómicos el “Pasacalle” y “La caza del viudo”.

Los libretistas se inspiraron en la comedia “El perro del hortelano” de Lope de Vega, pasando a ser Diana, la condesa de Belflor, Sagrario en la zarzuela, Juan Pedro revive al secretario Teodoro y Catalina a Marcela.


POR EL HUMO SE SABE DONDE ESTA EL FUEGO


Romanza de Fernando "Por el humo se sabe dónde está el fuego", de la zarzuela Doña Francisquita, obra cumbre del género y de su compositor, Amadeo Vives. Alfredo Kraus la canta como sólo él pudo hacerlo.

El éxito de esta zarzuela fue apoteósico, inaudito, portentoso, repitiéndose muchos números, y Sol Burguete se hace eco de que el entusiasmado público llegaba a corear que “en España, sólo Vives y Belmonte”. Estadísticamente se cuenta de que en 20 años la obra se representó 5.210 veces, de las cuales 682 en Madrid y ¡896! en Barcelona. Este éxito no ha dejado de acompañarla en los 83 años de vida que ya tiene, aunque el veredicto del público y de la crítica convirtió en principal el papel pensado como secundario de Aurora la Beltrana en detrimento del de Francisquita, hasta tal punto que algunos de los autores consultados citan un artículo de Emilio Carrere en 1943 según el cual Vives pensó en suprimir el dúo de Aurora y Fernando para no restar protagonismo a Mary Isaura, por la especial relación que, al parecer, le unía a ella, conformándose al final con pedir a Cora Raga no repitiese el número pues “él había escrito un dúo y no un cuple”.

En la senda de triunfos que esta obra ha proporcionado, además de Cora Raga, han destacado Emilio Vendrell: el mejor Fernando hasta 1956 en que comenzó la era Alfredo Kraus.

TE QUIERO MORENA


Alfredo Kraus interpreta el "Te quiero,morena" de "El trust de los tenorios."

El trust de los tenorios es el nombre de una distinguida sociedad de donjuanes. De ella va a ser expulsado en sesión plenaria Pedro Saboya por haber recibido calabazas de una humilde planchadora.. Saboya, que presume de tener un impresionante historial de conquistador, propone, sin embargo, una apuesta que es aceptada: conquistará a la primera mujer que pase debajo del balcón y así obtendrá no solo el perdón sino también la presidencia de la sociedad; de lo contrario tendrá que abandonarla, además de pagar una cuantiosa multa.

Quien acierta a pasar resulta ser Isabel, la mujer de Cabrera el presidente del trust y principal interesado en la expulsión de Saboya. Se inicia entonces la huida de Cabrera con Isabel y la persecución implacable de Saboya. Primero van a París, luego a Venecia, donde es carnaval, y por último a la India inglesa. Ya desde París, el pintor Arturo, un amigo de Cabrera, va a ayudar a deshacer las sucesivas artimañas de Saboya para lograr el amor de Isabel, tretas que siempre acaban en desgracia para el tenorio.

Pero finalmente tampoco Cabrera va a salir bien parado, pues su mujer, harta ya del juego, se va a acabar fugando con el pintor. Los dos tenorios acuerdan volver humillados a Madrid y pagar la multa a medias".

VIDAL Y CORO DE VAREADORES


Plácido Domingo es Vidal en "Luisa Fernanda", quizás el mejor de todos los intérpretes de la famosa romanza de los vareadores.

El éxito de esta zarzuela fue grande, y así ha continuado a lo largo de los años. Se cuenta en el Diccionario de la Zarzuela que los antecedentes del estreno, venían enmarcados en la similitud de la situación política de la fecha de la época del estreno, Segunda República, con la de los tiempos en que se desarrollaba la acción de la obra, finales del reinado de Isabel II y preludio, por tanto, de la Primera República.

Incluso el día del estreno los libretistas publicaron en ABC una autocrítica, a mi entender un tanto deslavazada e incoherente, pues tratan de armonizar “su argumento” con unas posibilidades históricas (estampas madrileñas en la corte en ciernes de Luisa Fernanda, esposa del conspirador y pretendiente Montpensier) que no llegaron a granar.