viernes

CAMINAR CAMINAR (ROMANZA DE PUCK)


La romanza de Puck "Caminar caminar", de la bella zarzuela "Las golondrinas", del maestro Usandizaga, en la voz del barítono Vicente Sardinero.

Tras la muerte del compositor fue convertida en ópera por su hermano Ramón y estrenada en el Liceo de Barcelona el 14 de diciembre de 1929, protagonizada por Fidela Campiña, Matilde Revenga, Carlo Galeffi y Anibal Vela. La gestación de la obra se debe al conocimiento que los libretistas de la misma (luego explico lo del plural) entablaron con el compositor, que fueron los que le presentaron a Sagi Barba como el “Puccini español” y cito aquí a Sagi Barba porque es conocido que en esta obra el gran cantante intervino además como protector y promotor de la misma, encariñado con ella desde la primera audición con el joven autor al piano. Hubo “magia” en la relación de los autores y principales intérpretes, magia no exenta de algún encontronazo, pues el barítono insistía en alguna modificación de la romanza de Lina “En viejas memorias” cambiando la cadencia final de la misma por un sobreagudo que arrancase los aplausos, este intento se encontró con la terminante oposición del músico que terminó llevándose el gato al agua.

El éxito es portentoso, y durante la representación va “in crescendo” y no solo en las habilidades vocales del famoso matrimonio protagonista sino en la intervención de los coros y de la orquesta: “La Pantomima” pone al público en pie y Usandizaga sale de entre bastidores para recibir la ovación. No se ha tratado de un estreno más sino de todo un acontecimiento, ya augurado por cierto en un ensayo por Amadeo Vives. Y así se pronunció al día siguiente unánimemente la crítica, todo gusta pero se lleva la palma de nuevo “La Pantomima”.

Y así ha pasado a la historia, como un compendio de extraordinaria música y como piedra de toque para cantantes; veamos algunos comentarios, empezando por el de Marcos Redondo en sus Memorias: “De todas las obras que llegué a representar en el teatro, LAS GOLONDRINAS fue sin duda la que más me atrajo y en la que puse toda mi alma y temperamento..... como partitura es tan rica en melodía y armonización, que si algo merece es un gran respeto”, Federico Sopeña dice: “son una delicia las intervenciones corales, inéditas por su belleza y construcción en el ambiente zarzuelero y la orquesta -verista- tiene una entraña sinfónica que le permite pasar de preludio y Pantomima a los conciertos sinfónicos”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario